Peronistas en defensa de las dos vidas

Comunicado de Peronistas por la Vida Santa Fe
d9eeaff8-b2db-461b-9cf4-

La Vida con Perón

El debate sobre el aborto nos enfrenta con una elección cuya resolución nos definirá
como personas y como Nación. Por un lado, la vida como valor supremo, la cultura del
cuidado, de la esperanza, del encuentro, de los vínculos, del amor… Por el otro, el
derecho a decidir por la vida del otro, la cultura del descarte, del deshecho, de la
eliminación de los más débiles, de la cosificación.

Este dilema no es nuevo. El General Perón fue contundente a la hora de tomar una
posición sobre el asunto; no sólo en el plano de las ideas, sino como parte de su acción
política de gobierno. En sus primeros dos gobiernos (1946 y 1952) desarrolló una
amplia acción tendiente a proteger la vida por nacer, la familia y a la mujer, como
principal responsables del cuidado de los niños. Y fue responsable de que en la década
del ’70 la Argentina se opusiera internacionalmente al aborto, frustrando en Bucarest la propuesta de Henry Kissinger de impulsar las prácticas abortivas como parte de un plan mundial de control de la natalidad. 

El aborto es el fracaso del Estado, de la sociedad y de la humanidad, en el cuidado y la
defensa de lo mejor y más importante que tenemos: la vida. Es aceptar y adoptar la
cultura de la muerte y resignarse a lo peor de la injusticia social.

Nos interpela el Papa Francisco con dos preguntas que si hubiera un poco de sensatez
nos podría haber evitado este debate que no responde a un pedido de nuestro pueblo
sino a compromisos con intereses inconfesables: ¿Es justo eliminar una vida humana
para resolver un problema? ¿Es justo alquilar un sicario para resolver un problema?

Con el proyecto en debate no solo se elimina una vida humana para dar respuestas a
un "capricho gorila y burgués” sino también se esta dando lugar a políticas diseñadas
por los poderes centrales que desde hace décadas promueven el control de natalidad
como forma de proteger sus intereses.

La Jefa Espiritual de la Nación entendía que el problema de la niñez era por excelencia
el de su mayor atención y máximo cariño, y dejó gravado en el alma de nuestro pueblo
que “donde hay una necesidad nace un derecho.”

Nadie puede obviar que el niño por nacer tiene necesidad de nacer, excluir del debate
la vida en desarrollo, que no puede interrumpirse sin acabar con su existencia, no solo es falsear la realidad sino también la expresión más acabada de la colonización
ideológica que nos somete y de la cultura de la muerte que ejerce toda su violencia
contra los más débiles e indefensos.

Hoy, como ayer y como siempre La Vida con Perón.

Por eso, los peronistas debemos impedir que el gobierno que apoyamos cometa el
peor de los errores. Porque la vida que se va, no vuelve. Porque suprimir el derecho a
la vida a un indefenso, en nombre del deseo o la libertad ajenas, es un “avance” hacia
una sociedad deshumanizada.

Peronistas Por la Vida Santa Fe

Te puede interesar