La Policía Comunitaria por Orlando Toniolo.

La Policía Comunitaria Qué es la Policía Comunitaria Al referirnos con el término de Policía Comunitaria a esta especial actuación de un cuerpo policial, puede sonar extraño debido que, mayormente, la ciudadanía no está acostumbrada al adjetivo comunitario de la Institución Policial. Pero lo cierto es que esta forma de trabajo es muy útil, sobre todo, en barrios con altos niveles de conflictividad social.
72fdd868-5cfc-4fa7-b437-67bfcee5cadf

La Policía Comunitaria Qué es la Policía Comunitaria Al referirnos con el término de Policía Comunitaria a esta especial actuación de un cuerpo policial, puede sonar extraño debido que, mayormente, la ciudadanía no está acostumbrada al adjetivo comunitario de la Institución Policial. Pero lo cierto es que esta forma de trabajo es muy útil, sobre todo, en barrios con altos niveles de conflictividad social. Allí, el agente comunitario se convierte en un nuevo actor público que tiene como objetivo el acercamiento con el vecino, integrándose en un núcleo social en el que adquiera respeto y confianza y fortaleciendo los lazos sociales con la comunidad, es decir, los lazos de la Institución Policial con la ciudadanía, con la sociedad a la cual pertenece y de la cual surge.

Pues, como reza un viejo axioma de Scotland Yard (la policía metropolitana de la Ciudad de Londres), “la policía es la sociedad y la sociedad es la policía”. La nota distintiva de la Policía Comunitaria, es que la seguridad se construye de manera colectiva con los vecinos. Es generar un espacio donde la información sobre los hechos delictivos que el ciudadano vive día a día y conoce, pueda tener un lugar donde se canalice institucionalmente, por ejemplo, para evitar los asaltos en las garitas de traficantes de drogas, trata de personas, etc. En la actualidad, todos los especialistas en seguridad concuerdan en que responder sólo cuando el hecho delictivo o el daño ya se cometieron, no es suficiente, y mucho menos, ataca la raíz del problema. Esa, precisamente, es la nota distintiva de la policía comunitaria: adentrarse en el conflicto, captarlo, entenderlo y tratar, en lo posible, de evitar que se desencadenen funestas consecuencias.

El Policía Comunitario El Policía Comunitario trabajará a pie en las cuadras asignadas, donde entregará a cada uno de los vecinos una tarjeta de denuncias. Siguiendo en la línea de trabajo conjunta con la ciudadanía, el horario de patrullaje a pie de cada Policía Comunitario será establecido en cada microbarrio por los mismos vecinos. Ellos, más que nadie, conocen la realidad de su barrio para saber cuando son más necesarias las “rondas” de patrullaje, entre otras cosas. Y basado en esto último, el Policía Comunitario invitará al vecino a elaborar juntos un plan de colectivo, la presencia de armas en los colegios, violencia en contexto de adicciones, “dealers”.

Identificación Personal con todos los datos de contacto: foto, nombre y apellido, número de identificación policial, número de celular, correo electrónico y dirección del Centro de la Policía Comunitaria. Como decíamos, el Policía Comunitario contará con un teléfono celular y en ese número el vecino podrá convocarlo. Asimismo, este último podrá, también, enviarle correos electrónicos a la casilla correspondiente; y en caso de que el mismo sea víctima de un delito, el agente tiene el equipamiento necesario para que se pueda hacer la denuncia en su propio domicilio, puesto que portará (como parte de su equipamiento) formularios de seguridad acorde a las necesidades específicas de ese lugar, de ese barrio; estableciendo las prioridades de seguridad de manera consensuada, y por las cuales, posteriormente, deberá rendir cuentas públicamente del trabajo realizado en ese sitio. Quién puede ser Policía Comunitario Ahora bien, es muy importante destacar que el eje fundamental para lograr una Policía Comunitaria acorde a las necesidades y protocolos antes mencionados, es la selección, capacitación y formación de este “trabajador social” con uniforme.

Antes que nada, y este es el punto donde la mayoría de los gobiernos que emprenden este proyecto fallan, es que el candidato a ocupar un puesto en la Policía Comunitaria deber ser un Oficial de Policía con vasta experiencia en distintas funciones y muchos años de servicio. No deben ser Oficiales nuevos recién egresados de las Escuelas o Institutos de Seguridad Pública. Este requisito, lejos de ser un capricho, tiene una fundamentación.

El Policía Comunitario se encontrará, cotidianamente, con diferentes situaciones y muchas de ellas pueden llegar a ser críticas en cuanto a la necesidad de un fuerte entrenamiento previo a la hora de enfrentarlas. No dejemos de tener presente, que donde más se requiere este cuerpo policial es en barrios conflictivos; por lo que el Agente Comunitario deberá ser un funcionario policial que tuvo vasta experiencia en funciones como: investigaciones, custodia de detenidos, patrullaje, fuerzas especiales, etc, etc. Sólo partiendo de esa base, podemos confiar que este Oficial sabrá desenvolverse lo mejor posible sin riesgo para su integridad personal y para de los ciudadanos a los que intenta proteger.

Es de un desconocimiento total y absoluto de cómo opera este tipo de cuerpo, el enrolar en esta función a Policías recién egresados o con muy pocos años de servicios y/o experiencia en distintas funciones. A su vez, los candidatos serán entrevistados por un panel interdisciplinario compuesto por jefes policiales, expertos en seguridad, trabajadores sociales, psicólogos, etc; para seleccionar sólo aquellos que cuenten con el perfil adecuado desde todos los puntos de vistas necesarios (estado físico, entrenamiento previo, experiencias en distintos destinos, perfil psicológico, estudios terciarios o universitarios, etc).

Entonces, el Oficial seleccionado tendrá entre sus funciones, además de las antes mencionadas, las siguientes:

• Atención al público.

• Actuaciones comunitarias de iniciativa propia.

• Contactos con dirigentes y empresarios de la comunidad.

• CreaciActividades de prevención delictiva.

• Conferencias en los distintos ámbitos escolares y sociales.

• Realización de “Días de Comunidad y Policía”, para acercar la policía a la comunidad toda.

 • Comunicación con víctimas de transgresiones y crímenes.

• Creación y movilización de vecinos para alertar a la policía.

• Mediación en disputas vecinales.

• Programas de prevención de violencia juvenil

Conclusiones

Las actividades antes descriptas, entre otras, tienden a generar, a forjar, esos tan importantes lazos sociales con la comunidad. Ese es el fin último de esta unidad. Si bien no deja de ser una unidad policial, su función no es “reactiva”, sino “proactiva”; de búsqueda, de anticipación al conflicto que, posteriormente y en muchas oportunidades, deviene en el quebrantamiento de una norma penal. Es dable destacar, como ejemplo práctico de la puesta en funcionamiento de este cuerpo policial, que en Israel existen más de 360 Centrales de Policía Comunitaria (C.P.C.) en barrios, ciudades, pueblos, centros de absorción de inmigrantes, poblados árabes, etc; y en todo lugar donde las necesidades de la zona así lo requieran.

Habiéndose logrado excelentes resultados. Para finalizar, afirmamos, sin temor a equivocarnos, que no se trata de adoptar ciegamente un modelo de otro país u otra ciudad, sino de “adaptarlos” a la realidad en la cual se requiere. El modelo Israelí de Policía Comunitaria es uno de esos modelos, que si se adapta correctamente, puede dar un abordaje integro de los conflictos que subyacen en la compleja problemática de la seguridad ciudadana.

Orlando Toniolo. Presidente CAPSI. Abogado (UNR). Especialista en Seguridad Pública. Ha cursado estudios de perfeccionamiento en el Federal Bureau of Investigation (FBI), en el George C. Marshall Center (Alemania), en Beit Berl (Israel), en la Universidad del Estado de Virginia (EEUU) y en la Universidad de Beijing Jiaotong (China). Obtuvo el grado de Observador Militar para Misiones O.N.U. Ha desarrollado la carrera como policía, perteneciendo a la Tropas de Operaciones Especiales (T.O.E.). Presidió la Comisión de Seguridad Ciudadana del Colegio de Abogados de Rosario. Director de la Diplomatura en Seguridad Integrada de la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (UCEL) y Docente de Posgrado.